14.12.12

Llagas

.

¿Cómo puedes luchar contra ti mismo?

Hoy traigo algo nuevo. Si bien sabéis que en este antro infernal tan solo publico aspectos de mi mugrienta vida, y que el lugar de descanso es La serpiente alquímica, mas hoy deseo brindaros aquí, con una reseña al último cortometraje de terror de Miguel Angel Font: Llagas. Este buen hombre, tras una breve conversación ayer tarde, me propuso el trato de hacer un reseña a cambio de ver su corto. Dicho y hecho. Y aquí me encuentro, cumpliendo mi irrisoria parte del trato. Todo esto, obviamente con mi burdo estilo literario y mi inexperiencia ante tal género.

 El argumento gira en torno a Abel, un escritor que regresa de Egipto con la inspiración rebosante y dispuesto a publicar la novela de su vida. Poco a poco descubrirá, que no ha sido solo inspiración lo que ha traído consigo, sino algo más que habita dentro de él.


El director que engendró tan delirante belleza, fue Miguel Angel Font, padre también de otras criaturas, como es Elmala3ien. Claro está, no pudo parirlos tan satisfactoriamente sin la ayuda de los novelistas Juan de Dios Garduño y David Mateo y la banda sonora ambiental del compositor Dannyels Valkfanien.

Hablemos del guión, para desglosar tal creatividad en partes. La verdad es que uno ya tiene que hacerse la idea de la participación de dos grandes y eso te lleva a una percepción muy distinta de lo que puede ser la realidad. Pero claro, después de verlo cuatro veces, y degustar cada una de las expresiones, oraciones, interjecciones y conjunciones que hace cada uno de los personajes, creo que puedo dar algo poco turbio. Y es que, aquí comenzaré a escupir una idea que se repetirá a lo largo de la reseña: Esta historia se ha comprimido demasiado. Exactamente lo vemos con el guión, casi rozando también la trama. Creo que se ha exprimido y estrujado hasta intentar meter en quince minutos una delicia de idea sin romper la esencia. Debo reconocer que es jodidamente difícil dar algo de comer en un cuarto de hora; es indigerible, para qué engañarnos. Es por ello que cuanto más carga de contenidos conlleva el corto, más indigestión alcanzamos y peor sabor de boca nos deja. ¿Es malo? No, está de puta madre. Hay que reconocer la naturaleza de un corto, y reconocer también que aquí el servidor es un tanto atrasado en el séptimo arte. Pero sí es cierto que para el consumidor poco experimentado, Llagas puede ser un tiro directo a cualquier parte de nuestro alma, mientras que realmente abarca toda una ráfaga de metralla metafórica.

Respecto a la interpretación de los actores, destellan y se apagan constantemente. Abel (Ángel de Miguel), está magnífico en aquellos momentos de tensión, que consumen más de la tercera parte de la película. Francamente diría que es el portador del ritmo y del ambiente. Pero otras muchas veces, se hace poco natural, y te arrastra de nuevo al lugar de partida; es entonces cuando debes esperar otra magnífica interpretación para que se te encojan los huevos de tensión. La pasividad de Susana (Belén Riquelme) es bastante espontánea, representa su papel como un reloj y a pesar de ser un personaje secundario, realmente interviene en cuanto al fondo se trata. Por último, Olga (Marta Calabuig), Rafa (Carlos G) nos dan una pincelada de realismo a la historia, pero al fin y al cabo son personajes triviales, cuya interpretación no se puede juzgar vivamente como los dos anteriores.

Ambiente oscuro y tenue en la mayoría del corto, destacando obviamente las regiones de incertidumbre, que nos hace mantener la rigidez y la compostura. No me meteré más en temas de los que no tengo ni jodida idea.

Sin embargo, cabe destacar, irrebatiblemente, el uso del maquillaje y los efectos. Es uno de los puntos fuertes de Llagas; si recordamos que la filosofía de Llagas es narrar una historia de terror a la antigua usanza, sin ningún tipo de efecto visual por ordenador. Y eso es fascinante, porque solo así se puede apreciar el trabajo que ha llevado detrás dicho cortometraje.


Respecto a la estética, es algo con lo que más me pararé. Frenaré en seco, os frenaré a vosotros, y cogeremos una silla. Después nos sentaremos a conversar el por qué cojones un corto, que al parecer es vendido como una genial opción al terror ordinario tal y como se ve en el tráiler, contiene un mensaje emocional tan denso, tan profundo y tan variable para cada individuo.
Anoche cogí mi manta, me metí en la cama, puse los altavoces a un volumen considerable y pulsé en el triángulo tumbado del video que Miguel Ángel, muy bondadoso, me había cedido. ¿Qué me encuentro? La antítesis de lo que estaba esperando. ¿Decepción? No, todo lo contrario.
Hace algo más de una hora, hablaba con el autor de lo que me había supuesto, aunque no me quería desnudar mucho porque prefería exhibirme más en la reseña que personalmente. Me dijo textualmente, y si me lo permite citar:  "Siempre que hago algo, lo hago para que cada uno vea lo que quiera. De las pocas cosas que tengo claras de mi trabajo es que por lo menos no es plano en cuanto a significados o simbología; luego ya está en el espectador que capte lo que quiera, que es todo, una parte, o nada."
Exacto. Ese es el embrión de Llagas y sin embargo, también su cuchillo afilado, el que le corta las venas.
Por una parte, adoro esta semilla. No puedo perder el tiempo con algo tan maravilloso; esto no es lo veo, hago la reseña y santas Pascuas. De verdad puedo recoger fruto del fondo, aunque parezca imposible. Y es que desde mi punto de vista, un artista debe día a día luchar contra encuentros fraudulentos con su inspiración, porque ¿qué es la inspiración, sino un fruto plantado en nosotros mismos, algo que portamos en nuestro interior, que nos puede matar o que nos puede fortalecer?. Ese ha sido el disparo ¡Bom! En la frente.
Sin embargo, el tratar este hemisferio sensible de la película no es tan fácil. Como mencionaba antes, hay más detalles que no he podido captar, y eso llevándome Llagas a mi terreno. Eso es el portal a una resumida conclusión.
Para aquel individuo que busca la superficialidad terrenal, dichosa de una película de terror, lo lleva difícil, ya que no creo que sea el objetivo aquí sino que es tan solo un pensamiento cojonudo, barnizado en tintes muy negros y elementos enloquecedores. Sin embargo, aquellos infra-seres, en los que me incluyo yo, que desean buscar, o que sin querer han encontrado y violado dicho mensaje, Llagas les dejará un delicioso sabor de boca, como le dejo a mí.

Enhorabuena Miguel Ángel, ahora hablando con propiedad.

Web del autor - www.htproduc.com
 Web del cortowww.llagas2012.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...